Imagen: 
Siempre estás dispuesta a agradar
Siempre estás dispuesta a agradar
Sabor de la Imagen Móvil: 
Foto Horizontal
Tomada por: 
Thinkstock
Ver más información: 
Se trata de una conducta que se cultiva desde la niñez, y que es incentivada por padres y profesores. Funciona con el mecanismo de premio-castigo: si alcanzas grandes logros, te recompensan; si no tienes un buen desempeño, recibes una sanción. Como consecuencia, a las personas perfeccionistas siempre les entusiasma impresionar a los demás. El problema es que cuando no lo hacen, las invade la frustración e inseguridad.