Inicio / Entretenimiento /Juliana Galvis, volver a empezar

Juliana Galvis, volver a empezar

Entretenimiento
Juliana Galvis, volver a empezar
Cambiar de país, de casa, de estado civil, enfrentarse a un divorcio. Perder la identidad, estar a un centímetro de perder la vida. Y, cuando todo parece disipado, levantarse, sacar coraje y empezar de nuevo. Su historia demuestra que siempre es posible recomenzar
Foto: Hernán Puentes

Es la mañana de un jueves, y Juliana Galvis (36) se asoma sonriente por la puerta de su apartamento enclavado en los cerros orientales de Bogotá. Luce una camiseta blanca, jeans holgados y un saquito de lana tejido con lentejuelas, brillo que hace juego con los topos de diamantes en sus orejas y un pendiente que lleva en el cuello. En su dedo anular ya no lleva su anillo de compromiso ni su argolla de casada que lució durante una década. Hoy, luce radiante y ligera luego de un vendaval que pasó por su vida en los dos últimos años y que la sacudió con una fuerza estremecedora. Tras meses donde los ojos de todos estuvieron puestos en ella, en medio de rumores de divorcio, reconoce que por fin tiene la cabeza clara y está tranquila, y por eso decidió abrirle su corazón a ALÓ y contarnos la historia.
Vea también: La carrera maratónica y amorosa de Juliana Galvis 

Quizás en algún momento Juliana no quería volver a casa. Porque, a decir verdad, se tomó su tiempo, paró en todas las estaciones y vivió varias aventuras entre Nueva York, México y su país, algunos episodios maravillosos, otros muy duros, antes de despachar sus miedos y tomar la decisión de separarse y firmar el divorcio con el productor Pedro Dávila, con quien vivió una historia de 12 años. Y como si fuera poco, volvió a irse para retornar al apartamento en el que todo empezó en Bogotá. Esta es la versión de una mujer valiente (una de las pocas que son capaces de cerrar capítulos y empezar de nuevo), por eso sus palabras favoritas actualmente son “el hoy”. Así habilita un relativismo interpretativo que, de seguir el rastro, terminaría tiñendo todo lo que se le aparece como pasado, como mito de origen. Y más aún en tiempos difíciles, cuando hasta las mismas huellas tienden a borrarse; en tiempo de lágrimas, de aprendizaje, de falta de trabajo, de dinero, de sentirse muy sola, abandonada y de tocar fondo…Las noches de insomnio, los pensamientos negativos, los ruegos por recibir una señal, los miedos, la angustia, todo quedó atrás. Pidió signos y los tuvo todos. Se aferró a Dios, a la Virgen de Guadalupe y a su amor de madre y hoy se siente fuerte, con la energía vital en alza, vibrando muy alto y disfrutando esta nueva etapa de la vida, como mujer separada, consciente y dispuesta a ser feliz.

¿Cómo recuerdas tu paso por México?
Nos fuimos en el 2016 los tres, Pedro se asoció con un productor argentino y la idea era intentarlo en los negocios, pero en realidad yo me fui apostándole a la familia, porque veníamos de una crisis en el 2015, nos habíamos separado y era un momento muy duro para mí porque acababa de perder a mi bebé; me hicieron el legrado el 17 de agosto y nos fuimos el 23, entonces partí muy deprimida, pero con ganas de meterle la ficha al matrimonio. Al bebé lo bauticé como León.
¿Terminaste trabajando muy rápido?
A los dos meses. La verdad es que fui muy afortunada porque me salieron los papeles de una vez y eso me sacó de la tristeza. En ningún apartamento amoblado nos recibían con Ramón, mi perro, entonces literalmente empezamos de cero, con tan solo un colchón en el piso. Al principio fue un proceso de aprendizaje, de desprenderse de las cosas porque acá estábamos muy cómodos. Allá grabé Guerra de ídolos con un personaje divino, luego me salió aquí en Colombia Soldados 1.0, una de las experiencias más lindas de mi vida, porque me permitió encontrarme con la Juliana Galvis mujer, con el ser humano y empecé a confrontarme.
Vea también: Juliana Galvis, mamá, empresaria ya más enamorada que nunca 

Luego vino el complicado episodio del terremoto.
Sí, fue en septiembre del año pasado. Definitivamente, ese hecho cambió toda mi vida, no solo se me movió el piso, sino también mi vida personal, porque me hizo entender muchas cosas, una de ellas fue que la vida es solo una y que no necesitas estar viejo o enfermo para morirte y que uno en la vida tiene que luchar por ser feliz, y ahí empezaron a ocurrir otros cambios. El 2016 y el 2017 fueron años de muchos cambios y de aprendizaje como persona, mujer, esposa, exesposa... Fueron años de fortalecer el espíritu y de conectarme con Dios y con mi Virgencita de Guadalupe. Me agarré de ellos y de ahí arranqué la vida nuevamente de ceros.               
¿Recurriste al apoyo de algún terapista?
Desde que llegamos a México buscamos el acompañamiento de una psicóloga que nos ayudó mucho para manejar todos estos cambios, mi duelo con mi bebé y para entender muchas cosas que nos estaban pasando como familia. Esa persona me enseñó a enfrentar este y otros procesos necesarios y nos hizo entender la separación.

¿Cuándo tomaron la decisión?
En octubre lo decidimos. Esos meses estuve trabajando muy fuerte con dos coaches que me cambiaron la vida, pues este proceso mío fue distinto al de muchas mujeres. Aquí no hubo cachos, ni falta de amor, ni golpes, no hubo nada. Simplemente fuimos dos seres humanos que cambiaron y que en un momento se alejaron y no nos volvimos a encontrar. Nos dimos cuenta de que ya no teníamos muchas cosas en común.
¿Experimentaste mucho dolor?
Hice un trabajo muy fuerte para entender qué había pasado conmigo, porque yo fui la que más cambió y quería saber por qué. Fue un tiempo de perdonar –te repito, no hubo nada coyuntural–, y de entender que nada estaba mal, que todo en la vida es un proceso perfecto y pasa por algo.

¿Después de una década juntos, te dolió mucho dejarlo?
Una separación jamás va a ser fácil, sobre todo después de 10 años, pero creo que durante el matrimonio vivimos muchas cosas que nos hicieron entender que íbamos a estar mejor como familia de esta forma. Pedro y yo vamos a ser familia para siempre, los papás de Ágatha hasta la muerte y vamos a tener que ser amigos, idealmente, para que esta niña pueda vivir tranquila y tenga una cabecita y un corazón sanos, por eso había que llevarlo de una manera distinta. Me tomé seis meses para trabajar en mí, para estar completamente sola, no trabajé, hacía castings y no pasaba nada. Fueron seis meses muy duros, en los que estaba muy sola, recién divorciada, en un país que no era el mío, sin familia, con muy pocos amigos, muy asustada y con mucha incertidumbre.
¿Te deprimiste?
Alcancé a deprimirme. Nunca se me va a olvidar que el 27 de abril llamé a una de mis amigas llorando y le dije que no podía más, pero tampoco podía llegar aquí sin trabajo y sin casa porque este apartamento estaba arrendado. Simplemente le ofrecí a Dios y a la Virgencita mi vida, no sabía qué más tenía que aprender, pero les pedía una señal. Hoy entiendo que era un tiempo para mí, para entender, para perdonar y sobre todo para hacerle una transición a mi hija de lo que iba a pasar.
¿Cómo fueron esos primeros meses con él y la niña estando separados?
Pedro es un papá maravilloso y enamorado de su hija y la veía todos los días. Ya no vivíamos juntos, pero iba a la casa a diario. Fue un proceso de los tres, lo entendimos y afortunadamente ella lo tomó muy tranquila.

Ya llevas un mes en Colombia. ¿Cómo ha sido regresar?
Fue como inyectarme oxígeno y vida de nuevo. Me siento una mujer más tranquila porque le solté mi vida a Dios y apenas lo hice, fue como si me quitara un peso de encima y solo llegaron cosas positivas. El camino se abrió y solamente hay paz en mi corazón. Hoy no tengo angustia. Dios proveerá dónde tengo que estar.
¿Qué aprendiste de esta situación?
Entendí que cuando uno no aprende una lección, la vida te la repite hasta que la aprendas y la perdones, y eso era lo que tenía que deducir, de dónde venían tantos de mis dolores, y hasta que no confié y no entregué mi vida y dije lo acepto, me equivoco y tengo miedo, no la logré. Tienes que aprender, tienes que interiorizar, darte tiempo; si crees en algo, entregar tu vida y sobre todo ser positivo, esa es la única forma.
¿Hoy te sientes tranquila con la decisión?
Totalmente. Nosotros hicimos todo lo posible por intentarlo y eso me da tranquilidad; intentamos mantenernos juntos por años. Hoy entendimos que no se podía más, que por mucho amor y solidaridad, debía ser fiel a mí, a mis principios, a mis valores, a quien soy. Hablé con Pedro y le dije cómo me sentía y me dijo ‘tienes toda la razón, lo hemos hecho todo por nuestra hija y está bien que hoy cambiemos’.
Vea también: Juliana Galvis y su nueva vida en México 

¿Hoy eres feliz?
Ayer tuve un día divino, me fui con Ágatha y con Ramón todo el día. Yo los veía y decía 'gracias, gracias, gracias'... A uno a veces se le olvida agradecer. Se me escurrían las lágrimas. Ágatha a veces me pregunta '¿por qué lloras, mamá?', y yo, 'mi amor, porque estoy muy feliz, muy agradecida, porque mi vida es más bonita'. Todo el tiempo le repito a ella lo importante que es su papá, y sí, a veces tengo discusiones con Pedro por bobadas, como todos los seres humanos, pero siempre va a tener unos papás que son una familia.
Cuéntanos algo del nuevo proyecto.
Empezar ha sido lo máximo. Es un combo increíble, con unos libretos chéveres. Siento que es como darle nuevamente la bienvenida a mi vida profesional. En México hice tres proyectos lindos, pero ha sido buenísimo reencontrarme con mis compañeros. Estoy absolutamente feliz en el aquí y en el ahora; el futuro ya no importa.

¿Crees que es cierto eso de que después de la tempestad llega la calma?
Se me aguan los ojos solamente de pensarlo. Mis amigas me decían 'fue como si la mala racha se acabara'. Llegó mayo y fue como que todo salió. Peleé muchas veces con Dios y le decía '¿Qué más? ¿De verdad necesito aprender algo más?', pero creo que este es uno de los momentos más felices, más tranquilos. Y es empezar de nuevo.
¿Te imaginas casada de nuevo?
Cuando uno está bien, la vida te pone donde debes estar. Yo sigo creyendo en el amor, quiero envejecer con alguien. El amor sí existe y definitivamente todo pasa por algo. Pedro y yo estuvimos juntos para aprender muchas cosas importantes, pero sí sueño con enamorarme nuevamente y morirme con alguien que esté conmigo siempre. La vida en pareja vale la pena.
¿Te gustaría tener otro hijo?
¡Las cuentas no me dan! Me gustaría, pero ya tuve tres hijos, Ágatha, Ramón, mi perro, y León, que está en el cielo, aunque uno nunca sabe. De pronto me sorpende la vida con un bebé de nuevo. 

 

 

 


 
 

Este artículo hace parte de la edición de la Revista Aló del de de .

.
¿Conoce más de este tema? ENVÍANOS TU REPORTE

Para poder comentar debes ser un usuario registrado

ENVÍE SU COMENTARIO

Alo Blogs

IR A BLOGS

Horóscopo

Seleccione su signo

Aries

21 de Mar / 19 de Apr

Amor: Se trata de un ciclo de vaivenes, altibajos y cambios en tus asuntos amorosos, pero si hallas el camino de la flexibilidad a la hora de establecer acuerdos podrás pasar esta temporada sin mayor novedad.

Dinero: Los proyectos que logres... leer más

Tauro

20 de Apr / 21 de May

Amor: Los desacuerdos en el área sentimental y las grandes dificultades para lograr una verdadera comunicación se convierten en el pan de cada día durante esta quincena.

Dinero: Las condiciones están dadas para que puedas... leer más

Géminis

21 de May / 22 de Jun

Amor: Entras en un ciclo decisivo para darte cuenta cuál es la persona que realmente te conviene y cuál definitivamente te genera intranquilidades y dudas sobre la estabilidad futura.

Dinero: Los buenos resultados de tu actividad... leer más

Cáncer

22 de Jun / 23 de Jul

Amor: Tu magia y magnetismo durante esta quincena se evidencian en los hechos, lo que hace entrever que requieres saber fluir ante las circunstancias que la vida te ofrece.

Dinero: Los asuntos laborales requieren un mayor compromiso de tu...
leer más

Leo

23 de Jul / 23 de Aug

Amor: Los acuerdos a los que accedas en el área sentimental tendrán una particular trascendencia que pueden dejar huellas indelebles para el futuro.

Dinero: Podrás encontrar el camino de una mayor seguridad y solidez en el... leer más

Virgo

23 de Aug / 23 de Sep

Amor: Aunque la presión de tu familia es evidente, debes estar muy pendiente para que estas circunstancias no se reflejen negativamente en tu relación de pareja.

Dinero: Entras en una nueva temporada laboral que te abre abanicos de... leer más

Libra

23 de Sep / 23 de Oct

Amor: Sin grandes esfuerzos te es posible encontrar el camino de la concordia con tu pareja, de allí que te sea fácil hallar caminos de aproximación y argumentos fiables que refuercen la relación.

Dinero: Ante...
leer más

Escorpión

23 de Oct / 22 de Nov

Amor: Debes tratar de estar tranquila mientras pasan estos períodos de tormentas y de desacuerdos.

Dinero: Encontrarás un magnífico escenario de desempeño laboral, lo que se convierte en el referente de quien...
leer más

Sagitario

22 de Nov / 21 de Dec

Avanzan por un período coyuntural en el sentido que las circunstancias se acomodan para que puedan levantar la mirada hacia otros horizontes y se den cuenta de que las verdades que traían de antaño están revaluándose y que se hace necesario instaurar un nuevo... leer más

Capricornio

21 de Dec / 21 de Jan

Amor: Valora este periodo para generar una mayor sintonía y reciprocidad con la persona que amas.

Dinero: Así existan circunstancias complejas en tu vida profesional, esta evoluciona hacia los mejores destinos y encuentra...
leer más

Acuario

21 de Jan / 19 de Feb

Amor: Respecto a tu vida sentimental, debes ser consciente de que se trata de una época de ambigüedades que no te dan del todo la tranquilidad para el mañana.

Dinero: Te encuentras en un ciclo apropiado para mejorar tu...
leer más

Piscis

19 de Feb / 21 de Mar

Amor: Se trata de una época de altibajos en el área sentimental, para lo cual debes simplemente saber fluir ante lo que el universo te ofrece.

Dinero: Como el éxito es toda una realidad en tu trabajo, es importante que...
leer más

Ir a Horóscopo