Imagen: 
Un asado de relax ( hasta para el cocinero)
Un asado de relax ( hasta para el cocinero)

No siempre es necesario armar una gran producción al preparar un asado. Se puede hacer algo mucho más sencillo y encantador dándole importancia a una excelente carne, a una o dos salsas, y a un buen pan francés. Sí, así como lo leen no es necesario botar la casa por la ventana. Y esto lo aprendí de los experimentados argentinos que de asados saben mucho.
Hace poco asistí a un día de campo argentino. No era en una finca sino en un campo de polo aficionado, rodeado de árboles y alejado de la gran ciudad. Mientras algunos asistentes competían, los niños jugaban en una arenera, otros grupos charlaban y Pedro, un experimentado hombre de campo, preparaba el asado en una parrilla ubicada bajo los árboles. La única construcción era un quincho, o kiosco con mesas de madera.
Fue un día espectacular donde la comida consistió en sánduches de pan francés rellenos con trozos de carne de diferentes cortes vacunos y chorizos recién asados más conocidos como choripán. Cada asistente tomaba su pan francés tamaño personal y lo abría con las manos, lo llevaba a donde Pedro quien lo rellenaba con la carne o el chorizo humeante escogido directamente de la parrilla. ¡Una verdadera delicia!
Este tipo de asado es ideal para aquellos que no se complican. Lo importante es la calidad de cada producto. Yo sugiero chatas o lomo de res y chorizo, una buena ensalada de rúgula y/o lechuga, tomates frescos, cubos de aguacate y un excelente pan francés que puede ser cortado en trozos de 10 cms aproximadamente o bien comprado en tamaño personal. Como bebida un buen vino tinto tipo malbec, cabernet sauvignon o cerveza.
L as carnes y el chorizo se pueden bañar con una salsa argentina que queda de maravilla y se llama salsa criolla. Es diferente al tan popular chimichurri y tiene un sabor muy bueno.

SALSA CRIOLLA ARGENTINA
Ingredientes
1/2 cebolla cabezona
1/2 pimentón rojo
2 tomates milano o 4 tomates chontos rojos (maduros pero firmes)
1 diente de ajo
2 cucharadas de perejil picado
1 taza de aceite de girasol
1/3 taza de vinagre de alcohol
Sal fina y pimienta blanca
Procedimiento
Cortar en brunoise ( se pronuncia brunuas) es decir en cuadrados de medio centímetro o menos la cebolla y el pimentón. Pelar los tomates haciéndoles un corte en forma de cruz sobre la piel de la base y sumergiéndolos en agua muy caliente por 2 minutos. Luego cortarlos al medio, sacarles las semillas y posteriormente cortarlos en cubos del tamaño de los otros ingredientes. Mezclar todos los ingredientes, condimentar con sal y pimienta, bañar con el vinagre y cubrir con el aceite.

Tomada por: 
a.garcia