Inicio / Sexo & Amor /¿Qué tan bien sabes besar?
Por: Redacción ALOmujeres Viernes 13.05.2011 / 08:38 am

¿Qué tan bien sabes besar?

El arte de dar besos implica algo de conocimiento y mucho de intuición. Aunque sabemos que nunca nin

¿Qué tan bien sabes besar?¿Qué tan bien sabes besar?

Foto: Thinkstock

1. Si se trata de un beso largo tú:

a. Por nada del mundo abres los ojos. Es una regla que conoces desde el primer beso y sabes que echaría a perder el momento.
b. A veces los abres un segundo para ver la cara que él está haciendo, pero en general los tienes cerrados para sentir con el tacto y el corazón.
c. No puedes evitar abrirlos unas cuantas veces para ver si alguien los está mirando.
d. Los dejas abiertos para no perderte un solo detalle.

2. Mientras se besan, te gusta que las manos de él:

a. ¿Manos? Las manos no tienen nada que ver con un buen beso.
b. Te abracen de repente por la cintura y que las tuyas rodeen su cuello.
c. Se toquen nerviosas con las tuyas.
d. Recorran todo tu cuerpo desesperadamente y viceversa.

3. A la hora de los besos, la lengua sirve para:

a. Ir hasta las profundidades más recónditas de la boca del otro.
b. Hacer ciertos paseíllos tímidos por la boca del otro.
c. Quedarse completamente estática a menos de que la otra lengua la busque.
d. Lamer los labios del otro de vez en cuando, sin salirse del borde.

4. Tú y tu novio están en una cena familiar de navidad. Al recibir el regalo que tanto esperabas, tú:

a. Lo besas apasionadamente como si no hubiera nadie en frente. Para qué es el amor si no para mostrarlo.
b. Le das una mirada cómplice y lo halas de la mano para darle un beso intermedio entre un pico y un francés. ¡Después de ese regalo lo merece!
c. Le das las gracias y un besito en el cachete para no ofender a nadie. El beso de verdad se lo plantas después, en privado.
d. Lo abrazas y le das tres picos seguidos pero sentidos, que es tu sello personal cuando quieres mostrar cariño en público.

5. En un momento de pasión, las palabras:

a. Se olvidan por completo. No es hora de hablar.
b. Son pocas, muy dulces y pueden reemplazarse con algunos ruidos de satisfacción.
c. Siguen vigentes en cualquier momento. De eso se trata una pareja, el diálogo no puede cortarse.
d. Te ayudan a expresar todo eso que no puedes decir con el beso como tal. Si te callaras, te saldrían letreros.

6. Cuando vas saliendo de la casa para la oficina:

a. Aunque no siempre, te despides un beso casi mecánico.
b. Siempre te despides como si fuera la última vez. Uno nunca sabe.
c. Te despides con un beso, pero ¡tampoco es una escena romántica de despedida en estación de tren!
d. Tratas siempre de despedirte y de saludar con un beso sentido, pero cuando no se da, pues no se da.

7. Tú y tu chico acaban de salir de un restaurante árabe. Antes de darle las gracias, tú:

a. Te comes un chicle disimuladamente y al darle el beso de despedida aprietas los labios fuertemente
b. Le ofreces una menta y te comes otra para que ninguno de los dos sufra
c. Si tienen el mismo aliento, qué importa. Le plantas un beso hasta las cordales.
d. Le das un beso cortico pero sentido, con o sin menta.

8. El lugar oportuno para dar un beso es:

a. Uno en donde haya poca gente y privacidad.
b. Cualquiera en el que puedas sorprender a tu pareja.
c. Uno en el que n o haya mucha luz ni familiares.
d. Todos los lugares son aptos para los besos.

AHORA SUMA TUS RESPUESTAS:

1. A1 B3 C2 D4
2. A4 B3 C2 D1
3. A4 B2 C1 D3
4. A1 B3 C4 D2
5. A4 B3 C2 D1
6. A4 B1 C3 D2
7. A4 B2 C1 D3
8. A4 B3 C2 D1

RESULTADOS:

De 8 a 14

Pareces criada por monjas alemanas. No te permites nada a la hora de besar. Tienes que volverte un poco más flexible con las demostraciones de cariño en público y tratar de actuar más naturalmente cuando posas tus labios sobre otros labios. No hay nada escrito en esto de besar. Lo cierto es que uno puede tener altos y bajos y tratar de sorprender al otro con besos inesperados, en incluso hasta imprudentes de vez en cuando. Te sobra concentración y cabeza.

De 15 a 20

Aunque actúas con cierta prudencia, todavía te tienes demasiado en algunos espacios. No parece que le dieras mucha importancia a los besos. A ti los besos te pasan, pero no haces que sucedan por tu cuenta. Te falta un poco de experiencia y bastante concentración. Pero no te hablamos de concentración racional, sino de hacer que los besos tengan un toque más de magia y que realmente los sientas.

De 21 a 26

Eres una buena besadora y los besos te importan lo suficiente como para tener claro que no cualquier beso es bueno, pero que tampoco existen límites exactos, sino mucho sentido común, una pizca de prudencia y otro tanto de imprudencia para saber que a veces uno abre los ojos para mirar al otro, que no se puede dejar toda la mandíbula del otro babeada como si lo hubiera atacado un San Bernardo y que lo que proyectas de tus sentimientos en los labios cuenta.

De 27 a 32

Eres el ser más desvergonzado para besar. Pero ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre. Tu pasión es algo exagerada y llevada a extremos. Tienes que aprender que atragantar a alguien con tu lengua es empalagoso y no sinónimo de fogosidad. Como dicen por ahí: todo tiene su tiempo. Hay lugares en los que un beso apasionado está más fuera de lugar que un abrigo en la playa. Chévere, ¡pero bájale! 

¿Conoce más de este tema? ENVÍANOS TU REPORTE

recursos relacionados


Para poder comentar debes ser un usuario registrado INICIAR SESIÓN REGISTRO
ENVÍE SU COMENTARIO