Inicio / Sexo y Amor /

La amiga pesadilla

bloggerautor
Por: Soltérica Ibérica Martes 24.05.2011 / 05:03 pm
La amiga pesadillaLa amiga pesadilla

Foto: Sweet dreams baby. Roy Lichtenstein

Yo no sé a qué hora se volvió tan políticamente incorrecto ser soltera pero a veces me siento francamente discriminada.  Hay eventos puntuales y hay comportamientos sostenidos en el tiempo.  Los eventos puntuales suelen ser humillantes: Ir al matrimonio de alguien y saber que uno va a terminar sentado en la mesa con el primo gafufo que se va a pasar toda la noche hablando de política o bailando con el amiguito del hermano del novio que tiene 15 años (no es cuento, me ha pasado). Yo ya decidí que a la hora infame en que a la novia le da por botar el ramo hago una escapada tipo ninja al baño y no salgo de ahí hasta que la cosa se calma. Por cierto, y a ver si alguien más se une a esta campaña para que superemos esa costumbre de película de Sandra Bullock en los noventas: Yo me gané dos ramos en dos matrimonios hace como 10 años y acá sigo, tan solterita.


Pero de lo que quiero hablar hoy es de la discriminación sostenida en el tiempo, y es que esa me cabrea más. Resulta que ahora ser soltera es como cargar la letra escarlata y yo tengo tatuada en la frente la etiqueta de amiga pesadilla. Los novios de mis amigas creen que el día que ellas salen conmigo es el día que se van a emborrachar y se van a levantar a 3 tipos y les van a poner los cachos. Las novias de mi amigos… bueno, en realidad no sé qué les molesta a las novias de mis amigos, pero todas me miran con cara de odio como si solamente por estar soltera yo fuera una devora-hombres.

Queridos novios de mis amigas: Si de verdad mi vida fuera tan interesante como ustedes se imaginan, y cada vez que salgo por ahí me levantara tres tipos y ligara con todos, probablemente no llamaría a mis amigas no solteras para salir nunca. Y si ese fuera el caso y además yo por arte de magia lograra que a mis amigas les pasara lo mismo, no me dedicaría a lo que me dedico y tendría una agencia matrimonial. Sería multimillonaria, me la pasaría de fiesta en la mansión Playboy y me olvidaría de mis amigas actuales. Ahora, si lo que les preocupa es que sus novias/mis amigas vean mi vida un rato por la noche y les parezca que es mas chévere que las de ellas (suele pasar cuando uno ve la vida de alguien más sólo un ratico) pues les sugiero que se pongan las pilas y se empeñen en hacerles la existencia más entretenida, y así no tendrán nada que temer cuando yo me las lleve a una fiesta privada con Jamiroquai (ja, vale, estoy exagerando).

Queridas novias de mis amigos: No sé qué les pasa, pero relájense. Yo por una cuestión de principios no soy amiga de un tipo que me gusta, simplemente no puedo. Ya tuve una época en la adolescencia en la que estuve enamorada platónicamente de todos mis amigos y la pasé fatal. Tengan la plena seguridad de que si su novio es mi amigo, es porque no me gusta.  Hagan el favor de dejar sus inseguridades guardadas donde no me estorben. Si el problema es que están preocupadas porque yo les gusto a sus novios, no puedo culparlas, soy irresistible. No, en serio: a los hombres emparejados les gustan las viejas solteras porque no ponemos problemas. Todas empezamos siendo así, una versión calidad exportación de nosotras mismas. Y casi todas terminamos volviéndonos una versión de nuestra peor suegra en esteroides. Hagan el esfuerzo, acuérdense de cómo eran al principio y traten de ser menos jodonas. Como yo.

(PD: Si fuera millonaria no me olvidaría de mis amigas actuales. Las quiero y espero que me perdonen la licencia literaria).

¿Conoce más de este tema? ENVÍANOS TU REPORTE

Para poder comentar debes ser un usuario registrado

ENVÍE SU COMENTARIO