Inicio / Sexo y Amor /

¿Por qué no tengo suerte en el amor?

El tema es más profundo de lo que se imagina. ¿Piensa en las veces que has tenido una relación parecida a la que tenían nuestros padres?

bloggerautor
Por: Margot Guiovana Fuentes Barbosa Miércoles 16.03.2016 / 11:33 am

En las cosas del amor, los acontecimientos pueden ser inesperados. Sobre todo, cuando de manera inconsciente, falta una sólida autoestima y no se desarrolla una verdadera conciencia sobre la responsabilidad que con lleva una relación. 
En el afán por tener una pareja, algunos individuos  no  analizan si esa persona es la apropiada, solo se dejan llevar por las emociones primarias, lo físico, el cargo, la manera de vestir, las cosas externas.  Poco se observa el corazón del otro, los valores, su comportamiento e inteligencia emocional. 

Luego viene la tristeza, la queja, las peleas, las contrariedades, la amargura y la postura de víctima. Entonces viene el reproche interno: “Todo lo que me sucede es por culpa de fulanito (a)”.  Por ejemplo, una mujer que ama la seguridad, atrae a un hombre que ama la libertad. 

Pero, no se da cuenta de que su pareja, no desea un compromiso.  Luego viene la queja.  Una  persona que ama la seguridad, busca ejercer control. Por lo general, son mujeres y hombres inseguros, quiere tener la razón a toda costa, manifiestan comportamientos infantiles. Ni bueno, ni malo.
Por el otro lado, el que ama la libertad, se sentirá atrapado si a alguien se le ocurre controlarlo. Buscará escabullirse, aunque aparente que quiere un compromiso.  Somos energía, somos vibración.  Lo que tienes adentro de ti, lo atraes.       

En mi trayectoria como Coach, he observado que la mayoría de personas que atraen relaciones difíciles carecen de autoestima (amor propio) y pocas veces se preocupan por conocerse a sí mismos y hacer conciencia de la relación con sus padres, durante su niñez, esto no es bueno, ni malo.

El tema de la relación de pareja, pasa por una mayor despertar de conciencia. Todo tiene que ver con las creencias inconscientes que se albergan en la mente subconsciente.  Todo se trata de una creencia.  Si hay una pauta interior de pensamiento, sobre no merecimiento, se tendrán retos con la pareja.
   
La mayoría de las relaciones se manejan desde el adulto niño y no desde el adulto responsable.  El temor a quedarse solo, hace de las suyas.  Pero no hay tal.  Nadie está solo, si aprende a disfrutar de estar consigo mismo.

Hay parejas que mantienen una relación tóxica e incluso a veces se soportan hasta abandonar el planeta. Otros mantienen un círculo vicioso: terminan y vuelven.  No se pone límites. No hay un trabajo de desarrollo interior.  No hay preocupación por cultivar su amor propio.  Hacer un alto y reflexionar.      

Tampoco se analiza a profundidad la verdadera causa de las cosas.   No existe una buena comunicación.  Por el aceleré de la vida moderna, se ha perdido el diálogo y la valoración de los pequeños detalles.   Se da por sentado que las cosas deben suceder por sustracción de materia.  

Cuando la otra persona, no puede cumplir las expectativas del otro, surge la frustración.  No estás aquí para cumplir las expectativas de nadie.  Estas aquí para ser fiel contigo mismo.    

Las relaciones de pareja han caído en una constante rutina.  Se ha perdido el asombro por cada acontecimiento, una puesta de sol, la lluvia, los latidos del corazón, la mirada del ser amado, un paseo por la naturaleza, la sonrisa de un bebé en fin… 

La gente podría preguntarse.  ¿Estoy enamorado o esclavizado?.   El amor verdadero, nace en el corazón de cada ser humano.   No afuera.    

Despertar de conciencia.
Es fundamental  despertar en conciencia e insisto en ello, que con la pareja te estás jugando la vida.  Las personas desean una pareja para sentirse completos. Pero lo ideal, es compartir la vida, con otro cuando nos sentimos completos.  Recuerda que tú tienes la posibilidad de elegir. No te necesito, te prefiero.    

¿Cómo es la relación contigo mismo? ¿Te amas? Si no te sientes a gusto contigo mismo, entonces como vas a poder entregarle amor a otro ser humano.  No se trata de donde está el ser amado, se trata de cultivarte primero a ti mismo.  Cuando te atrevas a explorar dentro de ti, el ser amado llegará.  El universo se sincronizará.   

La pregunta de la Coach del corazón: [email protected]
¿Qué opinión tienes de ti misma (o)?
¿Valoras lo positivo de tu pareja?
¿Buscas una pareja para no sentirte sola (o)? 
¿Sientes temor de perder tu pareja?
¿Tienes dificultades en tu relación de pareja?
¿Eres feliz contigo mismo y con tu pareja?
 
 
 
  
  
     
 
 
 
 

¿Conoce más de este tema? ENVÍANOS TU REPORTE

Para poder comentar debes ser un usuario registrado

ENVÍE SU COMENTARIO
Siga Consultando