Inicio / Sexo y Amor /

¿Por qué las mujeres no se despeinan?

Durante años las mujeres de manera consciente o inconsciente hemos adoptado el síndrome de la 'mujer

bloggerautor
Por: Margot Guiovana Fuentes Barbosa Lunes 30.03.2015 / 04:27 pm

Desde hace tiempo, siento con todo mi corazón y mi alma que las mujeres necesitamos ser más frescas, libres, tranquilas, espontáneas, empáticas, dejando de lado el famoso síndrome de ‘la Mujer Maravilla’, que por más acción como en la famosa serie la heroína nunca se despeina. Sino que siempre está muy tiesa y maja. Luciendo bien, a pesar de haber enfrentado duras luchas y peligros. Olvidándonos que somos nosotras las principales, protagonistas en nuestra vida.    

Ya que cada Diosa que habita en el planeta a veces ni siquiera es consciente ¿de qué lo es?, pues de tanto escuchar a su critico interno, auto-flagelarse y recriminarse por cada cosa que hace, dice, piensa, etc…y de ponerle atención a los comentarios de los demás, o a la voz de su madre, o su padre recriminándola por algo que hizo cuando niña, se ha acostumbrado a darse poco valor y a ponerse en un segundo plano, primero los otros por el afán inconsciente de buscar la aprobación afuera y no en su interior.     

En mi camino como niña, adolescente, joven, soltera, madre, abuela, mujer, novia, amante, amiga, profesional, ejecutiva, esposa, divorciada entre otros roles, he conocido y sigo conociendo tantas historias de mujeres que me han inspirado a SER una poderosa Coach del corazón y a convertirme en la guardiana de la felicidad femenina.   Cada experiencia de la vida, me ha enseñado a amarme, valorarme, respetarme y a emprender mi  viaje espiritual,  encontrándome conmigo misma, descubriendo mi verdadero propósito divino: apoyar a las mujeres a que aprendamos a amarnos. Con esto no quiero decir, que todo lo he aprendido, pues la vida es una constante y fabulosa aventura.  Sigo siendo muy humana.   

Precisamente, por estar aquí aún, es que admiró cada historia de las poderosas mujeres que Dios ha puesto en mi camino.   Esas historias que se guardan en la ‘caja de pandora’, a veces, para no recordar la huella que nos ha dejado.   Esa historia que podría hablar de haber vivido en su niñez,  alguna experiencia de abuso sexual que en algunos casos has llevado en silencio por temor a ser jugada o  sentirse culpable de manera inconsciente  ya que la niña interior quizás aún no comprendía porqué sucedió.  Pero que está ahí en la piel así hayan pasado los años.

La historia de la mujer que ha sentido que el mundo se le viene abajo, cuando descubrió que su hombre le es infiel, la historia de aquella chica a la que le han entregado los resultados de la citología o el examen de seno y las cosas no han salido bien, la historia de la amiga que ha deseado tener hijos, pero no ha podido, la historia de la mujer que desea una pareja, pero que  no ha contado con la suerte de encontrarse con el caballero de sus sueños, sino que por el contrario ha atraído a muchos sapos que tienen el corazón ocupado.

La historia de la madre soltera, que le ha tocado convertirse en mamá y papá, la historia de la mujer que se está divorciando y que le duele profundamente el alma, porque quizás sienta que ha fracasado,  la historia de la mujer famosa, que cuando llega a su hogar se siente deprimida y vacía, aunque haya mucha gente a su alrededor. La historia de la mujer que le ha puesto el pecho a cada problema, y que ha salido adelante a pesar de las circunstancias, la historia de la hija, la historia de la amiga, la historia de la mujer que se ha sentido saboteada por otra mujer,   la historia de la esposa que calla para no molestar a su marido, así le haya puesto los ‘cachos’ más de una vez.

La historia de la mujer que se enamora de un hombre al otro lado del océano y que solo se conforma con los mensajes delwthasapp y que sin conocerlo, siente que está enamorada,  la historia de la madre, que llora en silencio la partida de su hijos, La historia de la mujer por un momento quiere irse a una isla a beber agua de coco, porque los negocios, no van bien. La historia de la mujer que ha atravesado una crisis económica, la historia de la mujer que se siente feliz, poderosa, amada y en comunión con su ‘Yo Superior’, en fin…. La historia de las mujeres del planeta y de la niña interior.
Para no ir tan lejos podría ser la historia que escribimos en el día a día cuando a veces, no deseamos levantarnos y poner cara de ponqué, cuando nos duele el alma y el cuerpo. Nos hemos despertado con cierta  ??? cósmica.

Cuando hay que arreglárselas con los comunes dolores del período menstrual.  Es ese día cualquiera cuando  se siente inflada como un  globo y pocos animó para  verse al espejo, porque su vocecita interior, le grita: estás  gorda, has dejado de ser sexy, o te ves demasiado delgada o nada atractiva. 

Es el día en que los pensamientos están más alborotados que de costumbre, los miedos, la rabia, las frustraciones brotan de todas partes y para colmo de las cosas, las que tienen esposo se sienten un ‘poco’ acosadas, cuando el marido quiere y ellas no.  Entonces viene, el estrés o el famoso tema de: “tu ya no me quieres”.  O en otro caso, llevas mucho tiempo en verano.  En la vida de una mujer suceden muchas cosas, trabajar, estar bella, cuidar a los hijos, ser amante, ser esposa, alcanzar el éxito profesional, ser amiga en fin…

Esas historias con las que me he encontrado como Coach, como amiga, como periodista y que me confirman que es hora de que dejemos de ‘lucir bien’   y andemos un poco ‘despeinadas’, no necesariamente cambiando el look, sino desde nuestro SER para adentrarnos en el sendero de nuestra sanación interior, donde nos atrevamos a mirarnos en el espejo, pero no de prisa, para ponernos labial,  sino para que descubras tu poder divino.  ¡Tomes decisiones! de fondo y elijas transformar tu vida y dejar atrás los paradigmas con los que tal vez, creciste que hablaban de que no eras suficiente, no valías, no eras capaz, los hombres son cortados por una misma tijera, los hombres son infieles (tal vez, observaste cuando eras niña, que papá, salía con otras, mientras mamá sufría en silencio) o (tal vez viste que papá maltrataba a mamá o viceversa, era mamá).

Esas creencias que fueron heredadas de generación en generación y que activan tu vocecita interna para decirte que no te mereces ser feliz.  Así que he decidido abanderar el movimiento “mujeres despeinadas”, porque tú, te mereces encontrar ese territorio de paz, en donde seas escuchada con el corazón, sin juicios, donde puedas perdonarte y perdonar, donde avances en tu crecimiento espiritual, donde encuentres tu refugio y puedas hablar de tus asuntos privados con total libertad, sabiendo que estas en un espacio de amor, de confidencialidad, profesionalismo, ética, para que puedas abandonar los apegos, equilibrar tu rueda de la vida, tu lado femenino y masculino.   Logres tu conexión con la sabiduría, la belleza y poderosa Diosa que habita en ti.  

En otras palabras practiques el empoderamiento espiritual, que no tiene nada que ver con la religión o creencias relacionadas con este tema, sino que tiene ver con tu confianza interior y tu relación con ese SER supremo, la inteligencia infinita, el todopoderoso, o como lo llames.  Así que acá estoy para apoyarte como tu Coach del corazón para que tomes la decisión de invertir en ti, y elijas hacer un proceso de coaching para que sanes tu pasado, transformes tu presente y crees tu futuro, pintando un nuevo camino. Haciendo lo que te gusta hacer, desde la inspiración y no desde la obligación.

¿Qué es Coaching? Es una profesión enfocada a apoyar a los seres humanos a lograr resultados extraordinarios.  Es el arte de hacer preguntas poderosas para que cada persona encuentre respuestas poderosas.   Un Coach o entrenador, es un profesional certificado por una escuela especializada.  Un Coach acompaña a un individuo al logró de resultados. Una sesión de coaching: es un espacio donde se realiza una conversación enfocada con un propósito, en donde el Coach ve la grandeza de la persona, no hay juicios, ni críticas, es confidencial, existe una ética, el coachee o cliente, cumple unos  compromisos que apoyen su crecimiento y sus objetivos personales.     

La pregunta del Coach del corazón: [email protected]
¿Qué heridas o dolores emocionales necesita sanar tu niña interior?
¿Por qué pones de primeras a los demás y te olvidas de ti?
¿Eres consciente de que es necesario amarte para dar a los demás?
¿Qué patrones mentales Gobiernan tu vida?
¿Adoptaste el síndrome de la mujer Maravilla?
¿Te has sentido agobiada?
¿Qué tanto te valoras?

Posdata: ¿Te sientes cansada y no sabes porque? ¿Eres exitosa profesionalmente, pero no te has encontrado con el hombre de tu vida? ¿Quieres sanar tus relaciones del pasado para sentirte libre? ¿Tienes alguna circunstancia o conflicto con tu pareja?  ¿Quieres ser más fresca y vivir libre de preocupaciones?.   Por qué tú lo has pedido: Hoy quiero darte un regalo de vida:  Las primeras 10 damas, que me escriban y me cuenten que les ha llamado la atención de esta columna, recibirán completamente gratis una sesión de coaching.  Solo tienes que escribirme para coordinarlo en mi agenda y enviar tus datos.      

¡Atrévete a vivir despeinada!. 

¿Conoce más de este tema? ENVÍANOS TU REPORTE

Para poder comentar debes ser un usuario registrado

ENVÍE SU COMENTARIO