Inicio / Actualidad y Entretenimiento /

Sia, la artista que no le da cara a la fama

La cantante australiana demuestra que la belleza no es sinonimo de éxito.

Por: Carlo torres Jueves 14.05.2015 / 11:07 pm

Por: @carlomtorres
Fotografías tomadas de Pinterest.

Con 39 años de edad, una cuenta bancaría con bastantes ceros a la izquierda, un matrimonio que está en su mejor momento, y continuas ofertas laborales de parte de artistas como Beyoncé, Rihanna, Rita Ora, entre otras, la cantautora australiana Sia no le trasnocha la idea de presentarse en público enseñando su rostro.

Es posible que por las anteriores razones la intérprete de Elastic Heart, también se muestre reacia a desfilar por las alfombras rojas más suscitadas en la actualidad. Hecho que ha generado cierto misticismo entre los voraces reporteros gráficos en Norteamérica, que aguardan con ansiedad por adentrarse hasta lo más íntimo de su ser, para alimentar el morbo de sus adeptos.

Lo cierto de todo esto es que Sia es un artista en todo el sentido de la palabra, pues al no cumplir ‘supuestamente’ con los estándares de belleza y estilo que impone la industria en la que se desenvuelve, no se deja intimidar y le da rienda suelta al don que tiene para escribir canciones que a más de uno le provoca reproducir el día entero.

Talento que ha conquistado a personajes como el destacado Dj David Guetta, para quien compuso el tema Titanium; o a una Britney Spears con  Perfume, y a Christina Aguilera con la emocional  letra de You Lost Me; sólo por nombrar algunos.

Sin embargo, su interés por complementar la composición con la interpretación se mantiene intacto, tanto que ha regresado a los grandes escenarios ocultando sus expresivos ojos azules y corta cabellera rubia platinada.

En esta nueva etapa musical, la artista está explotando su lado más creativo al recurrir a una bailarina de 13 años, con la que comparte un parecido físico impresionante, para luego vestirla y maquillarla de tal  modo que se convierta en su versión mejorada. Estrategia que implementa para la grabación de sus videoclips y performances en vivo.

Decisión acertada, porque debe ser muy incómodo pagar por una boleta de concierto para contemplar por más de una hora la espalda de nuestro artista favorito.

Pero más allá de eso, lo verdaderamente relevante de esta australiana es su capacidad para reinventarse en tan poco tiempo, a pesar de sucesos tan agudos en su prometedora carrera, como la noticia de que padece la enfermedad de Graves, un especie de tiroides cuya complejidad puede afectar su ascenso inminente. 

Con todo esto, ¿será necesario pedirle que descubra su cara y se enfrente al mundo que le aguarda?

No olvide pasar por mi blog personal, haciendo clic en > Carlo Escribe <

¿Conoce más de este tema? ENVÍANOS TU REPORTE

Para poder comentar debes ser un usuario registrado

ENVÍE SU COMENTARIO