Inicio / Actualidad y Entretenimiento /

“Las redes sociales no muestran la esencia de lo que soy”: Diego Sáenz

El presentador de Catfish Colombia explica el porqué de esa afirmación.

Por: Carlo torres Miércoles 02.12.2015 / 09:47 pm


Por: @carlomtorres

Fotografías tomadas de mtvla.com y la fanpage de Diego Sáenz.

El presentador del programa con más audiencia en el canal MTV Latinoamérica, Catfish Colombia, aseguró que mucho de los casos de mentiras en la red tienen explicación en la psicología; disciplina académica de la cual se ha declarado fanático total.

En una breve conversación mediada por la tecnología, el también comunicador social afirmó que la primera regla para encontrar el amor en la internet es desconfiar.  

¿Cuál fue la razón principal que lo motivó a aceptar un proyecto como Catfish?

“Siempre soñé trabajar en un canal como MTV, porque siempre pensé que había que hacer cosas más allá de Colombia, pues este canal lo ven en toda Latinoamérica; además lo vi como un reto porque es un formato al cual claramente no estaba acostumbrado a presentar. Yo venía de hablarle a la cámara diciendo: - Hola, bienvenidos, yo soy Diego Sáenz y este programa es… Mientras que en este show ni miramos las cámaras, simplemente hacemos parte de una historia en la que me involucro con Sebastián”.

¿Ha sentido una conexión genuina con las personas que se acercan a ustedes para compartirles esas historias que solemos ver en el programa?
 
“Conexión sentí con todas las historias, porque uno se mete en el rollo y asume que le está ayudando a una persona a saber algo y a descubrir si lo están engañando o no. Hubo una historia en específico con la cual me sentí trecientos por ciento identificado, la cual sabíamos desde un comienzo que todo era una mentira, porque estábamos ayudándole a una presentadora de televisión a descubrir quién le estaba usurpando su identidad en redes sociales, y eso fue algo que me pasó a mi hace unos años. Cuando a uno le roban la identidad en Facebook o cualquier otra red social eso se presta para problemas, pues hay gente que hace cosas indebidas a nombre de uno”.

Con todo lo que ha vivido en la producción de Catfish, ¿considera que verdaderamente se puede gestar amor desde la internet?
 
“Yo creo que si puede suceder, de hecho en Catfish Colombia hemos visto varias historias con final feliz, pero eso es como un juego del azar, así como te puede ir muy bien, te puede ir muy mal. Te pueden engañar, estafar, robar. La internet puede servir como una herramienta para buscar pareja, pero con muchas precauciones. El primer consejo que puedo dar es que sean muy desconfiados”.


¿Cuál ha sido el capítulo más escalofriante que ha realizado para este programa?
 
“Hubo una historia de la primera temporada en la cual había supuestamente un muerto involucrado, y nos fuimos a Cali con una cirujana de Ecuador a buscar la tumba, y la tumba no existía, era todo una mentira; y lo que me dio escalofrío fue que había un perfil falso en Facebook, pero la persona que había creado ese perfil falso para que se viera real creó otros quinientos y un universo de mentiras. Porque uno al ingresar en esa red social se fija en los likes y las interacciones, y esa persona creó una familia de mentiras, amigos de mentiras”.

¿Ese tipo de situaciones le han despertado el interés de estudiar un campo tan importante como lo es la psicología humana?
 
“Claro que sí, yo soy un fanático de la psicología, no soy un psicólogo, soy comunicador pero vi muchas materias y cosas que tenían que ver con la psicología, en la medida en que mi profesión me lo permitía, y por eso dentro de lo que pasa en Catfish Colombia intento buscarle explicación desde ese ángulo. Si hay una tercera temporada seguro investigaré más sobre esa disciplina académica”.
 
Así como Nev Schulman (el conductor original del programa), ¿usted también tuvo su momento Catfish? ¿Cómo fue?
 

“Hace algunos años había un perfil falso de Diego Sáenz en Facebook como persona, y yo me di cuenta de eso porque varios compañeros de trabajo me preguntaban: - Oye Diego, y lo que hablamos ayer ¿al fin qué?, y yo quedaba todo confundido. Entonces me di cuenta de que alguien se estaba haciendo pasar por mí.

“Tiempo después, en un evento llegó una niña menor de edad y se me acercó y me preguntó que cómo seguía de la garganta, y yo le pregunté el porqué de ese interrogante, a lo que ella me contestó: es que eso fue lo que me dijiste anoche por teléfono y tenías tos. En esa instancia deduje que ya se estaba complicando ese problema porque estaban involucrando a menores de edad y uno no sabe qué puedan estar hablando o pidiendo.

“Ese problema terminó, y el perfil lo cerraron. A mí me tocó hablar en los medios de comunicación y aclarar lo que estaba pasando, para que otras personas que tenían ese amigo en Facebook lo borraran”.

¿Existe una moraleja general para todos los casos de mentiras en la red?
 
“Como lo mencioné hace un momento, debemos ser desconfiados. Hay personas que viven una doble vida en la internet. En mi caso las redes sociales son la mejor versión de mí, y ellas no muestran la esencia de lo que soy yo. Simplemente es la mejor versión de todas las personas, y se puede prestar para mentir, enamorarse o engañarse”.
 
Por último, ¿qué mensaje le envía a todos a los adolescentes y adultos jóvenes que se inician en el mundo de la virtualidad
 
“Vigilar todo lo que hacen los hijos es muy difícil, pero la solución está en dialogar todo y compartir todo con ellos, porque si los padres son lejanos a los hijos esa cercanía que les falta la van a buscar en relaciones amorosas o amistades en redes sociales”. 

¿Conoce más de este tema? ENVÍANOS TU REPORTE

Para poder comentar debes ser un usuario registrado

ENVÍE SU COMENTARIO